Cuarteles_del_Ejercito_en_Carabanchel_Alto

La España Chusquera.

Sí, esa España que fue teniendo poder en los cuarteles siendo responsables de la alimentación de los sufridos reclutas, cuando se hacía el servicio militar obligatorio. Esos que, a base de mal alimentar a la tropa, hicieron un negociazo a costa del rancho cuartelero.

Ellos, que han prohibido pensar y sometido a quien no obedeciera sus órdenes, por muy descabelladas que fueran. ¿Qué sentido tenía arrestar a un árbol o a un asiento del jardín, o a la cabra, la bandera…?.
Ellos, que se adueñaban del conocimiento y de la cultura de los reclutas para que sus hijos aprobaran asignaturas con nota.
Ellos, que utilizaban a la leva para su servicio, haciéndose unas confortables casas con materiales pagados por nuestros impuestos, para aparentar lo que nunca fueron.
Ellos, que en el nombre de España no dejaron de percibir ni perdonar una peseta de sus pluses y prebendas.
Ellos que, con la excusa de defendernos a todos, humillaban sin piedad a quien los pusiera en ridículo por su innegable ignorancia…
 
Esa España, Cuartelera y Chusquera, me amenaza, nos amenaza, a los que no somos dóciles y fieles con fusilarnos.
¿Cómo se atreven, cuando deberían haber rendido cuentas hace tiempo por las fechorías infligidas a los ciudadanos españoles?.
Si me apuran, tendrían que fusilar a alguno de sus hijos y nietos… Algún aguerrido recluta habrá prestado algo más que su tiempo en casa, enseñando a su fiel y leal esposa algo más que ortografía, dando sentido a los galones del mando, que inventaron para suplir la falta de testículos, por no decir cojones…

Suena mal, sí, muy machista y grosero, pero me van a excusar dado que me van a fusilar, y que los Chusqueros fueron y son lo que son.

Pedro Mayor