revueltaescolar

Hoy, Revuelta Escolar contra los coches, la contaminación y el ruido en los entornos de los coles

Un terrible accidente (un atropello) acabó ayer con la vida de una niña de seis años a la salida de clase. En un colegio de Madrid. La conductora del vehículo, una madre que acudía al centro a recoger a sus hijos, ejecutó una maniobra imprevista, se subió a la acera y embistió a tres niñas, la fallecida y otras dos, de 10 y 12 años, que han ingresado en el hospital en estado grave. Hoy, como viene sucediendo cada primer viernes de mes desde hace casi un año, asociaciones de familias de alumnos (AFAs), Ampas y entidades vecinales de media España llaman a la #RevueltaEscolar, una iniciativa cívica y pacífica que reclama “una mayor pacificación y seguridad de los entornos escolares, menos contaminación y menos ruido”. Ha querido el destino que el tristísimo suceso y la convocatoria reivindicativa coincidiesen casi milimétricamente en el tiempo. Nada tienen que ver lo uno con lo otro. ¿O sí?

La protesta (#RevueltaEscolar) empezó en Barcelona en diciembre de 2020, y, desde entonces, no ha parado de crecer. Durante el curso 20/21 se desarrollaron 12 jornadas de protesta. “El último día -informan desde Revuelta-, ya fuimos más de 100 los centros movilizados en 17 ciudades: Badalona, Barcelona, Bilbao, Cardedeu, Getafe, Girona, Guadalajara, Lugo, Madrid, Melilla, Mollet del Vallès, Olot, Sabadell, Sant Cugat, València, Vigo y Zaragoza: es lo que llamamos la #RevueltaEscolar”. La Revuelta Escolar está siendo impulsada desde entonces por diferentes asociaciones de familias de alumnos (AFAs), en colaboración con entidades vecinales, que solicitan permiso a las autoridades competentes para realizar cada primer viernes de mes cortes de tráfico a la salida del colegio “para reclamar una mayor pacificación y seguridad de los entornos escolares, menos contaminación y menos ruido”.

Las entidades impulsoras de la iniciativa (AFAs, Ampas y otros colectivos, como Madres por el Clima) han publicado toda una “Guía para añadirse a la #RevueltaEscolar”. La Guía en cuestión (a la que se puede acceder en revueltaescolar.es) informa con detalle sobre el procedimiento que hay que seguir “para llevar a cabo un corte de calle en vuestra escuela” (cómo conseguir las autorizaciones administrativas, cuáles son las ventanillas a las que hay que acudir, cómo facilitar todo el papeleo). Además, los revoltosos y revoltosas dan todo tipo de recomendaciones en esa Guía para facilitar el éxito de la convocatoria, desde consejos sobre la difusión de la misma a propuestas muy-muy concretas, como qué consignas corear: ¡No! ¡No! ¡No! ¡A la contaminación!; ¡Fuera coches de la calle, la salud es lo primero!; ¡El aire limpio es un derecho!; ¡Aceras seguras, para nuestras criaturas!

La Revuelta Escolar prendió en Barcelona y se ha extendido por media España. En Madrid, #RevueltaEscolarMadrid ha publicado todo un Manifiesto en el que detalla una Exposición de los Motivos que justifican este movimiento y en el que además se detalla todo un Decálogo. “Somos un movimiento escolar promovido por familias que reivindicamos entornos escolares seguros y pacificados, con menos coches, menos contaminación y menos ruido”, dicen.

Entre los motivos expuestos, la salud es el primero
«En 2019 -explican desde #RevueltaEscolarMadrid-, la organización Health and Environment Alliance (HEAL), recogió datos de los contaminantes más comunes del aire en entornos escolares de 6 capitales de la Unión Europea, entre las que se encuentra Madrid. Del informe se extrae que los altos valores de NO2 en los colegios de Madrid evidencian el problema de la contaminación atmosférica relacionada con el tráfico en la ciudad. Estos resultados muestran que la contaminación relacionada con el tráfico no afecta exclusivamente al aire exterior, sino que también influye en la calidad del aire en el interior»

La inseguridad vial es el segundo de los motivos esgrimidos por #RevueltaEscolar
«La DGT muestra en multitud de estudios que a partir de 50 kilómetros por hora es más probable que un peatón muera atropellado a que sobreviva y que “a partir de los 30 kilómetros por hora y especialmente entre los 40 y los 55 kilómetros por hora, la probabilidad de causar una discapacidad a un peatón como resultado del atropello es ya muy significativa”. Además, la percepción de peligro por parte de las familias favorece el aumento de los desplazamientos en vehículo particular y los atascos a la puerta de los colegios, generando un círculo vicioso difícil de romper: más coches, más riesgo, menos niñas y niños caminando»

Este es el decálogo de la #RevueltaEscolarMadrid
1. Áreas estanciales
Convertir los accesos a los centros escolares en “áreas estanciales”, según la Instrucción para el Diseño de la Vía Pública del Ayuntamiento de Madrid, ya sea incorporando a las aceras las plazas de aparcamiento para tener un mínimo de 6 metros de ancho, o peatonalizando las calles de los accesos escolares. Eliminar aparcamiento de motos en acera y añadir en estos espacios recuperados arbolado y vegetación. Prohibición de fumar en estas “áreas estanciales”.

2. Menos tráfico
Reducción del tráfico en entornos escolares: 1) restricción de circulación de vehículos motorizados durante los horarios de entrada y salida (SchoolStreets en Londres o la misma Calle Juan Esplandiú en Madrid); y 2) limitando, en la medida de lo posible, a un único carril de circulación para estos mismos vehículos alrededor de cada centro educativo con carácter general, favoreciendo y nunca en detrimento de la circulación del transporte público y bicicletas (u otros no motorizados).

3. Velocidad limitada
Limitación de velocidad a 20 kilómetros por hora. Limitar la velocidad en los entornos de los colegios mediante la debida señalización, y velar por su cumplimiento con la instalación de radares de velocidad en los entornos escolares, tanto pedagógicos como sancionadores, además de otras medidas físicas de reducción de la velocidad como pasos de peatones sobre-elevados a la cota de la acera y/o adoquinar la calzada del entorno escolar.

4. Medidores de contaminación
Limitación de niveles de contaminación y ruido, instalando medidores para el control de estos niveles en cada centro escolar para que se adopten medidas urgentes de restricciones al tráfico en las calles adyacentes cuando la media supere el valor límite establecido por la normativa europea en cuanto a dióxido de nitrógeno (Directiva 2008 / 50 / CE) de 40 μg/m3, PM 2.5 (recomendación OMS) de 10 μg/m3 de concentración media anual, así como los límites máximos de niveles sonoros recogidos por la Ordenanza de Protección contra la contaminación acústica y térmica del Ayuntamiento de Madrid.

5. Calidad del aire interior
Obligatoriedad de todos los centros escolares y escuelas infantiles a estar sujetos a la normativa RITE en todos sus espacios interiores (Real Decreto 1027/2007). Esta normativa obliga y garantiza aire limpio de alta calidad dentro de los edificios. Actualmente sólo los centros de nueva construcción están sujetos a esta normativa y esto es un agravio comparativo para el resto del alumnado.

6. Plantar vegetación, naturalizar las aceras
Medidas paliativas contra la contaminación y las denominadas islas de calor. Renaturalizar las aceras, fachadas interiores y exteriores, patios y azoteas de las escuelas para maximizar la protección frente a humos, ruidos y calor. Para diseñar estos espacios verdes serían necesarias auditorías individualizadas en cada centro escolar.

7. Facilitar la movilidad activa
Dotación e infraestructura necesaria en cada uno de los centros escolares para facilitar la movilidad activa (caminos seguros al cole, carril bici protegido, aparcabicis en U, etcétera).
Implementación del Plan Director de movilidad ciclista de Madrid, atendiendo a las especiales necesidades y a la urgencia de los centros escolares y los posibles espacios de referencia para niños/niñas y adolescentes de cada barrio.

8. Transporte público
Garantizar medios de transporte público para acudir a los centros escolares, tanto familias como personal docente y no docente: transporte público con accesos cercanos, accesibles y seguros y estaciones de Bicimad en la propia manzana del centro escolar o la contigua.

9. Eliminación, control y vigilancia del estacionamiento
Las administraciones locales deberán tomar las medidas necesarias para la vigilancia, control y sanción de infracciones en cumplimiento del artículo 10 de la Ordenanza de Movilidad Sostenible del Ayuntamiento de Madrid: “se protegerá especialmente a las personas menores de edad (…) y se adoptarán en particular medidas de protección en cuanto al diseño viario, la señalización y el control de la disciplina viaria en los espacios y vías que éstas utilicen en torno a guarderías, colegios, centros de mayores, hospitales, centros de salud y otros servicios utilizados especialmente por las mismas”

10. Escuchar y atender a las necesidades de los niños y las niñas
De acuerdo Con los principios del “interés superior del niño” y el “derecho a ser escuchado” establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño de Naciones Unidas (1990) deberán establecerse mecanismos necesarios para que niños y niñas sean adecuadamente escuchados por las autoridades respecto a sus intereses y necesidades de desplazarse con libertad y confianza en la ciudad.

El Manifiesto concluye en estos términos
«No podemos concebir que las instituciones, ante una problemática que pone en riesgo la salud, el bienestar e incluso la vida de las personas más vulnerables a las que representan los niños, niñas y jóvenes de esta ciudad, no actúen con más urgencia y contundencia»

«Y por estos motivos promovemos abrir las calles al uso peatonal de forma simultánea ante los centros escolares cada 15 días, los viernes, en el horario de salida en lo que desde las propias AFAs hemos denominado #RevueltaEscolar»

«La forma en que trata una ciudad a sus niños y niñas, y en sus escuelas, es el espejo de lo que somos como sociedad. Y ahora mismo no podemos estar nada orgullosas de cómo se están haciendo las cosas. Nuestra infancia no merece esta situación que la condena a un presente negro, peligroso, rodeado de humo, contaminación y ruido. Queremos cambios, y los queremos ya, no en 2030, no en la próxima legislatura. Es un tema de prioridades»

Según la agencia Europa Press, las niñas de 10 y 12 años ingresadas ayer en el hospital tras se atropelladas junto a una tercera, que falleció casi en el acto, se encontraban a medianoche “estables dentro de la gravedad”. La niña de 10 años, que sufrió policontusiones y traumatismo abdominal, es la más grave de las dos. Se encontraba a las 23 horas -informa la Agencia- en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Niño Jesús “muy grave pero estable y no estaba intubada”. La otra chica, que sufrió un fuerte golpe y traumatismo craneoencefálico severo, está en el Hospital 12 de Octubre “con un estado más moderado y estable”.

 

Toda la información, en revueltaescolar.es