7000 mayores murieron en las residencias de la Comunidad de Madrid, 150 en Sanse. Izquierda Independiente solicita a una comisión parlamentaria que lo investigue.

El grupo municipal de Izquierda Independiente presentará una moción en el pleno del Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, que se celebra el próximo jueves, con el objetivo de que la institución municipal inste a la Comunidad de Madrid a constituir una Comisión de Investigación parlamentaria que aclare las 7000 muertes de personas mayores en las residencias de la comunidad durante la pandemia, así como las 150 de las residencias de mayores de San Sebastián de los Reyes.

Izquierda Independiente sostiene que ya hay pruebas suficientes de la aplicación de «criterios de exclusión» por parte del gobierno de la Comunidad de Madrid, que aún no han sido investigados a fondo ni depurado responsabilidades.

A continuación reproducimos el contenido íntegro de la moción de Izquierda Independiente, donde se argumenta la petición. 

«Durante la pandemia de Covid, en la Comunidad de Madrid murieron más de 7000 mayores en las residencias de mayores. En concreto, alrededor de 150 murieron en residencias de San Sebastián de los Reyes durante los primeros meses de la pandemia. Solo entre el 25 y el 30 de marzo fallecieron 1.364 residentes en Madrid, y sólo una mínima parte fueron trasladados a un hospital. A día de hoy no se ha investigado a fondo ni depurado responsabilidades.

Ya existen documentos suficientes que prueban que el Gobierno de la Comunidad de Madrid, fijó “criterios de exclusión” en la atención hospitalaria ya en los primeros días de la Pandemia (marzo de 2020) para no trasladar a enfermos de residencias y personas dependientes de la Comunidad de Madrid a hospitales. Y lo hizo no como recomendación o sugerencia, sino como orden, utilizando expresiones literales como: “NO se derivarán al hospital a los pacientes que cumplan con los siguientes criterios”, «Se procederá a derivar al hospital a los pacientes que NO tengan las siguientes características, serían CRITERIOS DE EXCLUSIÓN».

Además, el Protocolo, elaborado por la Consejería de Sanidad, ordenaba también no derivar a los hospitales a pacientes dependiendo de su discapacidad física o mental.

Este vergonzoso Protocolo supuso la muerte, en muchos casos indigna y en soledad, de más de 7000 mayores en residencias de la Comunidad de Madrid. Y eso solo durante los primeros meses.

Una situación corroborada por Alberto Reyero, en aquel momento consejero de Servicios Sociales de Madrid y que posteriormente dimitió por no compartir la decisión inmoral e injusta de abandonar a los mayores enfermos en residencias. El entonces consejero se desmarcó en su momento de dicho Protocolo y ahora relata en su libro «Morirán de forma indigna» las circunstancias en las que murieron miles de mayores de las residencias y cómo, por los polémicos ‘protocolos de la vergüenza’, muchos no llegaron a los hospitales.

La inmensa mayoría de residencias no tenían medios para una atención sanitaria adecuada, no se les proporcionó personal médico ni de enfermería ni tampoco se les equipó con material médico para atender a los mayores o, por lo menos, poder tener unas condiciones dignas para morir. No es descartable que esta situación contribuyese a la elevada mortalidad que se dio en las residencias.

Los más de 7000 fallecimientos pusieron de manifiesto las debilidades del modelo de atención residencial existente que fue, y es incapaz, de hacer frente a una pandemia. También mostró la IZQUIERDA INDEPENDIENTE GRUPO MUNICIPAL ausencia de protocolos de prevención de infecciones y de los cuidados que necesitan y merecen nuestros mayores. Algo que pudimos oír claramente en este pleno en el testimonio de D. Mariano Turégano, residente de La Residencia Moscatelares.

Ante todos estos datos y evidencias es necesario investigar estos hechos y, si existieran, pedir responsabilidades a sus posibles responsables. Es una obligación moral con los miles de mayores fallecidos y sobre todo con sus familias que, pese a lo que diga el vicepresidente del gobierno regional, NO HAN SUPERADO NI LA MUERTE NI EL DOLOR.

Para avanzar en medidas que mejoren la situación futura de las residencias de la Comunidad de Madrid, y especialmente las de nuestra ciudad, y para que hechos como los pasados no se vuelvan a repetir, es necesario conocer la verdad de lo sucedido a las personas residentes. También la situación sufrida por los y las trabajadoras.

Por todo ello, desde el Grupo Municipal de Izquierda Independiente presentamos la siguiente:

MOCIÓN

1.- Instar a la Asamblea de la Comunidad de Madrid la constitución de una Comisión de Investigación que investigue y aclare las circunstancias en la que se produjo la muerte de más de 7000 mayores en las residencias de la Comunidad de Madrid y especialmente los cerca de 150 residentes que murieron en las Residencias de Personas Mayores de San Sebastián de los Reyes durante la pandemia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *