tobogan

Una niña, ingresada en el Infanta Sofía tras dislocarse la cadera en el tobogán más alto de la Comunidad de Madrid

Día 1 de julio. El vicealcalde de San Sebastián de los Reyes, Miguel Ángel Martín Perdiguero, y la concejala de Parques y Jardines, Alejandra Muñagorri, inauguran por la mañana “los toboganes más altos de la Comunidad de Madrid” (así los presentan). Están en el nuevo parque infantil de Dehesa Vieja. Día 1 de julio. 19.00 horas. Una niña de once años, vecina de Dehesa Vieja, baja por uno de los toboganes y sufre un accidente: dislocación de cadera (se le sale el fémur). La niña es ingresada ese mismo día en el Hospital, y continúa hospitalizada a estas horas. El Ayuntamiento no ha cerrado cautelarmente el tobogán.

Jueves, día 1 de julio, siete de la tarde. Dos madres acuden con sus hijos al nuevo parque. Una de las niñas, once años, estrena el tobogán, “el tobogán del medio -cuenta su padre-, que tiene una curva bastante pronunciada a la izquierda. El caso es que, durante la caída por el tobogán, mi hija levanta el pie, toca en la parte superior del tubo con la zapatilla, y el pie se le queda atascado. Se le dislocó la cadera y el fémur se le salió de lugar”. La niña quedó tendida al pie del tobogán, en posición fetal y sin poder mover la pierna. Se produce la correspondiente llamada a la ambulancia. El servicio de ambulancias sugiere al padre, tras escuchar la narración telefónica de los hechos, que sea él mismo quien conduzca a la menor al hospital, habida cuenta de la escasa distancia que hay entre el centro sanitario y el parque y habida cuenta de que la ambulancia puede tardar más tiempo en llegar. Jorge, el padre, explica a Esloquehay que recogió a su hija con cuidado, la depositó en el asiento de atrás de su vehículo y, acompañado por la policía, “muy atenta en todo momento”, llega al hospital.

“Los medicos, que se han portado también maravillosamente con nosotros, nos dijeron que este es un accidente bastante poco frecuente en niños y sí, sin embargo, en adultos, en accidentes de tráfico. A mi hija la sedaron lo que pudieron, y le colocaron de vuelta el fémur en la cadera”. La niña ha quedado ingresada en el Hospital Infanta Sofía, donde continúa a estas horas. “Está bien, animada, tiene buen aguante -cuenta su padre-, pero tuvo vómitos en la noche”. Jorge, ingeniero mecánico de profesión, cree que el tobogán en el que se produjo el accidente necesita rectificados, y que, si efectivamente es el más alto de la Comunidad de Madrid, tal y como dice el Ayuntamiento, quizá debían haberlo evaluado más detenidamente. “Yo creo que habría que clausurarlo provisionalmente y hacer las comprobaciones que haya que hacer para evitar más accidentes. En fin, que espero que se puedan hacer los cambios necesarios para que no vuelva a pasar”.

De las dimensiones y entidad del tobogán daba cuenta en todo caso el mismo jueves, el día de la inauguración, el propio vicealcalde de San Sebastián de los Reyes, que reconocía en Canal Norte, tras probar el tubo, que “para la edad que tengo, he pasado vértigo arriba”. Las imágenes captadas por el canal de la televisión local muestran cómo Martín Perdiguero aparece por la boca del tobogán, tras descender por el mismo, cómo se levanta y cómo se mira fugazmente el codo, como si se hubiese quemado en el descenso (véase a partir del segundo 28). Según Loli, madre de la localidad que se ha puesto en contacto con este medio, “aparte de la niña accidentada hay otros niños con quemaduras por el roce”.

Hoy, 3 de julio, a las 08.00 horas, el Consistorio mantiene fijado en su perfil de Twiter un post en el que destaca la inauguración de los dos “parques inclusivos” de Dehesa Vieja y Tempranales, y no hace mención alguna al incidente, del que el Equipo de Gobierno tiene constancia, pues al padre de la niña accidentada le facilitaron el teléfono de la concejala de Parques y Jardines, Alejandra Muñagorri, para informar sobre lo sucedido. Ningún miembro del Equipo de Gobierno se había dirigido a la familia tras conocerse los hechos. Y ninguno lo ha hecho desde entonces. El Ayuntamiento no ha tomado ninguna medida provisional. El parque sigue abierto. La niña accidentada continúa hospitalizada. “Hay preocupación de que puedan quedar secuelas a nivel del nervio ciático”, cuenta el padre. 

Abajo, imagen en la que se aprecia con mayor claridad el codo (ángulo prácticamente recto, de 90º) del tobogán en el que la niña sufrió el accidente. Según el cartel que flanquea la entrada al parque, estas instalaciones –los toboganes más altos de la Comunidad de Madrid– pueden ser utilizadas por niños y niñas de 3 años.

codo

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] Artículos relacionadosUna niña, ingresada en el Infanta Sofía tras dislocarse la cadera en el tobogán más alto de la C… […]

Los comentarios están desactivados.